"Bajo el puente..."

Por ANTONIO MORA VÉLEZ

 

 

En medio de la angustia de no ver la luz al final del túnel, los artistas –voceros del humanismo-- se reúnen en los lugares más inverosímiles. En Montería, del mismo modo que los tránsfugas de Fahrenheit 451, quienes vivían en los bosques lejos de la ciudad que los perseguía y les quemaba los libros, los sembradores de sueños del Sinú se reúnen debajo de un puente, para urdir allí la mágica comunión de las palabras y amasar la esperanza que late en cada uno de sus versos y de sus cuentos. Fruto de esas cavilaciones en torno a la tragedia del hombre son los poemas y textos que hacen parte del libro "Bajo el puente..." que recoge una muestra del trabajo fraguado por sus autores en la complicidad de la tertulia que decidieron crear para apostarle de ese modo a la libertad, a la crítica, a la razón y a la vida, que son las condiciones básicas de su existencia como intelectuales.

El libro tiene poemas de Danith Urango, Libardo Campos, Lina Ma Wadnipar, Miguel R. Villarreal, José M. Serrano, Betty Brunal, Alberto Garzón, Miguel Buelvas, Serafín Velásquez, Luis F. Galindo, Alonso Mercado, Gladys Patrón, José Gómez Ramos, Emiliano Álvarez, Ernesto Martínez y Asclepíades Rubio. Cuentos de Edgardo Puche y de José Serrano, y un ensayo sobre las tertulias de Héctor Lorduy Rodríguez. En el prólogo, la premiada poetisa Betty Brunal, dice que "Una tertulia tiene la gracia entrañable de la travesura, del secreto que se paladea, del misterio que subyuga, de la estancia que emana su efluvio hasta excitar el alma". Atina también el ex gobernador Héctor Lorduy al señalar la importancia que las tertulias literarias han tenido para el desarrollo de la literatura de Córdoba pero olvidó mencionar la tertulia del colegio ATENAS de los años 60s y la de El Túnel primigenio de los años 70s y 80s.

Del libro debo resaltar el cuento de Edgardo Puche, los poemas "Chocho de ají" de Urango, "Pescador de púrpura" y "Allí" de Gladys, "Sangran las palabras" de Gómez Ramos, "Un soneto para ti" de Villarreal, "Hipótesis" y "Tántalo" de Betty, "Ciegos" y "Cuando quieras volar..." de Serafín y "Se fue de pronto" de Galindo. En todos ellos se nota un compromiso serio con la literatura y la impronta del oficio de escribir mantenido en el tiempo. Pero los demás no están tan lejos. Serrano, Lina María, Campos, Mercado y demás, tienen mucho camino por delante y muchos poemas en el tintero, los necesarios para encontrar el nivel de lo sublime y armar versos como "¿Será que el amor cuando es amor/ nos aferra a los abismos?"

Un párrafo especial para el juglar Emiliano Álvarez. Sorprende que un hombre hecho de guayacán y río, sin mayor formación académica –la que sí tienen los demás de la Tertulia— y más encariñado –por razones obvias—con la décima tradicional, haya escrito un poema tan hermoso y tan bien escrito como "Atardecer en el cementerio". El lenguaje, la estructura y las imágenes poéticas denotan un conocimiento de la poesía, sensibilidad y hondura semántica, que no es fácil de encontrar en jóvenes poetas con formación académica y posiblemente más lecturas. Es, sin duda, un descubrimiento del cual se deben sentir orgullosos todos los integrantes de la Tertulia, que –por las palabras de presentación—se nota le profesan un gran afecto.

"Bajo el puente" es un buen comienzo para el grupo. Más que eso: Un excelente comienzo que augura mejores logros para la literatura sinuana en el futuro. "Es cuestión de tiempo y apetencias", como dice la prologuista.

 

 

 

 

 

 

[Pan comido] [Palabra al vacío] [Comuna] [Cronopios] [Art- video] [Fotografía] [Deutsch]