Berlín en el ojo ajeno

 por: Jaime de la Gracia

 

 

Al ojo del fotógrafo, Berlín muestra la piel y deja ver sus huellas acumuladas  del pasar de  pasiones desatadas por  generaciones que eligieron para matarse y amarse este laberinto. Parte de esas guerras antiguas  fueron y siguen siendo plasmadas en la muralla, esta ha tenido en su evolución forma de Muro infame, de Puertas de Brandemburg, de ventanas, de vitrinas de fachadas de barrios.

La Cámara de Joachim Cucza actúa en este caso como intermediario voyeur que acumula pasión por la clandestinidad de paredes donde anidan ángeles, zócalos, rosetas, vitrinas Kistchs, plazas donde posan guerreros antiguos armados en una ciudad alérgica a las armas. Pero este aparente desinterés por poseer queda desmentido por los ángulos de los primeros planos que a la manera del cine confieren protagonismo a lo retratado.

El Berlín que nos muestra Joachim Cucza no tiene nada de arcaico, todo lo contrario es ese Berlín que dialoga consigo mismo, dialogo muchas de las veces sordo para el turista desprevenido pero con el suficiente tono para despertar la sensibilidad del fotógrafo.

 

 

 

Jaime de la Gracia

Berlín- verano 2002

 

 

deutsch Übersetzung

Return