Home
Gente de París
El hombre que...
La piedra del Marais
El último día que...
Avión a Mallorca
La Cantaleta
Bogotá Rojo y negro
El Libertador
El Equilibrio

Bogotá rojo y negro

 

El bus se desplazaba por la Avenida Caracas rumbo al barrio Restrepo. En el barrio Restrepo fue donde mataron a Guadalupe Salcedo. En la próxima parada, se sube un niño ciego. Los pasajeros saben que el niño es ciego porque él lo dice y muestra sus ojos cubiertos por unas gafas gruesas, grandes y oscuras. Se sube hablando mierda contra los gringos y los dueños de este país. Allá afuera, en lo alto, o sea en el cielo, hay un cielo de óxido, con nubes azules que se desplazan en dirección del viento norte.

 

El niño ciego, recoge las monedas, que le tiran los pasajeros impávidos, y lo hacen para que el niño no continúe jodiendo la pita con su cantaleta. Este país está curado de solidaridad debido a su orfandad. En la próxima parada del bus, o sea la que sigue se sube otro niño, que pide, cantando tangos y que se desplaza entre los pasajeros que vienen de pie, y al pasar por el lado del niño ciego, lo empuja y se arma el pedo.

 

 El niño ciego le reclama al niño cantador, que acaba de sacarle un billete del bolsillo. El niño que canta, dice, que no sea pendejo que él es pobre y todo lo que usted piense, pero menos ladrón. Un policía que viene sentado en el puesto de los músicos, se levanta, para terminar con esta pendejada; qué se creen, que están en el patio de la casa o de la escuela?

 

El policía, registra al niño cantador y no encuentra nada en sus bolsillos. Le dice, bájese.  El niño, dice. Gracias y de su boca cae el billete, que le había robado al otro niño ciego, que alcanzá a ver el billete, que cae de la boca del niño que canta y le grita al policía. Mire agente que tenía el billete en la boca.

 

El policía, le dice al niño ciego, quítese las gafas so pendejo, el niño corre hacía la puerta del bus y recoge el billete del suelo y mira para atrás y le grita al policía, tombo marica, y saltá y cae de pie en la calle y esquiva el tráfico que a esa hora ya no cabe un alma en la calle, porque es la hora pico.

 

 

 

             

                                                                                                            Amsterdam / 93

Home | Gente de París | El hombre que... | La piedra del Marais | El último día que... | Avión a Mallorca | La Cantaleta | Bogotá Rojo y negro | El Libertador | El Equilibrio